EL MORADOR, DE DARIA PIETRZAK

 

Ya se que a veces puedo resultar cansina cuando hablo del Celsius 232, pero es normal cuando encuentras en él verdaderas joyas del fantástico que en las librerías se encuentran sepultadas por las novedades. Y más cuando tienes la suerte de poder hablar con la autora, como en este caso, Daria Pietzark, de origen polaco y residente en España.
Como ya he dicho es una joya del terror, no sólo por la cuidada edición de Dilatando Mentes Editorial,  a la que que a sus lectores ya estamos acostumbrados, sino por su escritura libre de florituras, descripciones necesarias pero no apabullantes, y personajes principales descritos con detalle y, para mí algo que va constituyendo mi manera de leer, referencias e influencias de otros autores que enriquecen mi visión de la novela como un todo que une mi experiencia lectora y cinematográfica.
Narrada en tercera persona, salvo las páginas del Diario de Clara, la historia te atrapa ya que la estructura de la novela, muy trabajada, consta de relatos, del pasado y del presente, con personajes relacionados en mayor o menor medida con la principal, Lis, que afectan a la trama y constituyen las piezas del puzle que hay que armar.   Estos relatos nos llevan a leyendas y cuentos como la de Baba Yaga, hace poco revisada por mí tras leer la última obra de María Zaragoza, que así se titula, nombre de este personaje del folklore eslavo, mostrado desde una nueva perspectiva más feminista, en el que se muestra principalmente la violencia ejercida por los hombres hacia las mujeres.
Otro personaje es la granja donde ocurre la historia, una granja encantada pero al mismo tiempo encantadora para sus nuevos dueños, los abuelos de Lis.
Sus primeras páginas quieren engañarnos pues muestran una atmósfera idílica, con niños que pasan el verano con sus abuelos, entre prados de dientes de león que poco a poco se irá transformando en un ambiente muy inquietante en el que la lectora que escribe esta reseña no hacía más que esperar el sobresalto.
A mí la lectura me ha recordado a Stephen King sobre todo en las descripciones iniciales de sus novelas en que nos muestran un pueblo o lugar pacífico para convertirlo posteriormente en una pesadilla, también en La semilla del Diablo, de Ira Levin, o Al final de la escalera, aunque en esta ocasión el final esté abajo y no arriba. Es claro que hay muchos más títulos como la Casa infernal, de Richard Matheson, pero son suficientes para que os hagáis una idea de lo que vais a encontrar si aceptáis mi recomendación. En fin, una buena novela de terror.

Sinopsis.- Recorrer los senderos que conducen al pasado no siempre lleva a donde quisiéramos ir. 

Cuando Lis regresa a la granja familiar tras una prolongada ausencia para dar un último adiós a su abuela no estaba preparada para enfrentar el aterrador secreto que había permanecido encerrado entre sus cuatro paredes durante todos aquellos años. A medida que se sumerge entre los recuerdos de su infancia en busca de respuestas comienza a comprender que su vida, y la de su abuela antes que ella, ha estado marcada desde el principio por una sombra, una presencia constante, desconocida y perversa, surgida de la oscuridad de primitivas leyendas y mitos. Un ente que reclama su cuerpo y no la dejará marchar.

Lis tendrá que resistir para no sucumbir ante el influjo de un ser que tratará de devorar su carne y poseer su mente, y luchar para conservar la cordura mientras se precipita de lleno en un mundo de dolor, perversión y rencor.

Esto es una historia de brujas antiguas y nuevas, de maldiciones que viajan a través del tiempo, pasando de una generación a la siguiente como una cruel herencia, y de seres demoníacos, más ancianos que el mundo que habitan, que moran entre nosotros como un huésped indeseado, infectando nuestras almas y corrompiendo nuestras vidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LABIOS ROJOS, CHOCOLATE Y UNA ROSA, DE VARIOS AUTORES

UNA MUJER NO MUERE JAMÁS, DE ELISA BENI

LA MUERTE ES MÍA, DE PILAR SÁNCHEZ VICENTE